Plataforma de pago seguro de Amazon.es
Revisa tu carrito
( )
  • No hay productos en tu carrito

4 razones importantes para fomentar el juego con peluches

24 octubre, 2017 / no comments, en Peluches originales

¿Te ha gustado?Pin on PinterestShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

No es ningún secreto que los pequeños aman a sus peluches mimosos. Pero si escarvamos un poco más profundo y descubriremos que estos compañeros imaginarios juegan un papel más vital en el desarrollo infantil de lo que creemos.

Los muñecos de peluche proporcionan la comodidad que tanto se necesita

Tal vez la función más obvia que cumplen los animales de peluche es aliviar la angustia y la ansiedad. (Cualquier padre que haya visto las lágrimas de su bebé convertirse en risitas al ver a su animalito de peluche favorito sabe que esto es verdad.

Para los bebés, el mundo a veces puede sentirse como un lugar incierto y aterrador. Los juguetes afelpaditos pueden ayudarles a sobrellevar estas emociones porque representan familiaridad y tranquilidad.
Esto también es importante para desarrollar gradualmente la capacidad de tu bebé para calmarse a sí mismo sin la ayuda de mamá o papá. Los eventos importantes de la vida, como dar la bienvenida a un hermano, por ejemplo, pueden sentirse menos amenazantes con su compañero de peluche favorito al lado de su hijo mayor. De hecho, los investigadores de la Universidad Estatal de Dakota del Norte dicen que abrazar a un animal de peluche ayuda a los niños pequeños a confiar en su propia capacidad para buscar consuelo. ¿Cuán poderosos son los poderes reconfortantes de los  peluches? Un estudio encontró que pueden aliviar el trauma en niños expuestos a la guerra y al terror.

Ayudan a desarrollar habilidades sociales

Cuando usted ve a un bebé abrazando a su animalito de peluche favorito, puede que no parezca más que un juego. Sin embargo, la verdad es que estos tipos de juguetes ayudan a sentar las bases para las habilidades sociales fundamentales.

Los expertos dicen que entre 12 y 18 meses es el momento óptimo para empezar a usar juguetes como muñecos de peluche y muñecas para animar a los niños a aprender jugando. Esto a menudo incluye imitar las actividades cotidianas familiares que forman parte de sus rutinas regulares. Dar dec omer o beber con un biberón, por ejemplo, es una actividad que permite al niño asumir el papel de cuidador y usar su imaginación.

Permitir que los niños pequeños se sumerjan en juegos de simulación con otros niños también es profundamente importante para el desarrollo social. Esto puede incluir desde juegos simbólicos, hasta que tu hijo use su juguete de peluche favorito para interactuar con un compañero de juego en la guardería. El punto es que participar en actividades de cooperación refuerza las habilidades sociales.

Fomentan el desarrollo del lenguaje

Participar en juegos de simulación también sirve como una forma viable de desarrollar el habla y las habilidades del lenguaje. Cultivar estas nuevas habilidades de comunicación es crucial; ¿Por qué no hacerlo con sus animales de peluche favoritos? Cuando ayudas a tu hijo a representar escenas lúdicas de juego simbólico, hablar es una parte natural del proceso.

Los expertos dicen que contar una historia haciendo que los animales de peluche se “hablen” entre sí es una manera poderosa de sentar las bases para leer y escribir.
Para los bebés, sólo tienes que rebobinar un poco este escenario para obtener el mismo efecto. Por ejemplo, si su bebé está balbuceando, haz que sus animales de peluche “hablen” con ellos durante las interrupciones naturales del balbuceo. Esto ayudará a promover la toma de turnos conversacional.

Fomentan la compasión y la empatía

Cuidar a un animal de peluche es tremendamente útil para nutrir el deseo natural de conectar con los demás. Según un informe de Psychology Today, los niños desarrollan una apreciación por las relaciones con otros durante el juego de simulación porque les exige que consideren a otras personas.
Pretender cuidar de un muñeco de peluche o muñeca también satisface la necesidad de cuidar del otro. El hecho de que los niños pequeños tienden a identificarse con los peluches puede hacerlos un juguete ideal para usar. Los expertos dicen que introducir un juguete de peluche novedoso como un nuevo miembro a una clase es bueno para reforzar tanto la empatía como la compasión. Esto se traduce directamente en el comportamiento de los pequeños en casa.

Cuidar de ellos obliga a tu hijo a considerar las “necesidades” del juguete.

Artículos relacionados

Escribe tu respuesta o comenta